Il Posto Trattoria Italiana Los mundos de Asha Century 21 Factory 13 Mery Sando moda&estilo
Il Posto Trattoria Italiana Los mundos de Asha Century 21 Factory 13 Mery Sando moda&estilo

Almeripress.es - Inicio

Tiempo en Almería Almería 29ºC 19ºC

El Ejido dedica una calle al maestro Moisés Gómez por su importante contribución al desarrollo del municipio

El alcalde, Francisco Góngora, junto a su viuda, Mari Carmen Rubio, hijos y nietos, han sido los encargados de inaugurar esta vía, que se ubica en la zona de Ejido Norte, frente al CEIP Diego Velázquez


Una calle de El Ejido lleva desde hoy el nombre del profesor y vecino del municipio, Moisés Gómez Martínez, por su importante contribución, durante los últimos 40 años, al desarrollo de la ciudad. Con este gesto, el Ayuntamiento ha querido reconocer el importante trabajo que realizó Moisés a la hora de impulsar relevantes proyectos sociales y educativos, así como por su participación activa en la segregación del municipio.
El alcalde, Francisco Góngora, ha asistido junto a su viuda, Mari Carmen Rubio, a la inauguración de esta vía que desde hoy lleva el nombre de ‘Moisés Gómez Martínez’. Con ellos, hijos, nietos, familiares, antiguos alumnos, compañeros, vecinos, además de los concejales del equipo de Gobierno, Julia Ibáñez; María José Martín; Luisa Barranco y Delia Mira; y miembros de la Corporación Municipal. 
Góngora ha ensalzado la figura de “Moisés Gómez, Don Moisés como todos lo llamaban y lo conocían, aunque nació en Huéneja, era ejidense de adopción, pero, sobre todo, era ejidense de corazón. Fue durante más de 40 años un maestro con Mayúsculas, que educó a cientos y cientos de niños en el Colegio de Las Norias, en el Ramón y Cajas y en el Diego Velázquez, donde fue director. También propició la creación del Centro del Profesorado”. 
El alcalde ha aludido a que “era un maestro exigente, que creía en el valor del esfuerzo, la constancia y el trabajo de sus alumnos. Muy recordado y querido por todos los que pasaron por sus aulas. Moisés fue un hombre que perteneció a esa generación que no fue mera observadora del progreso de El Ejido, sino que contribuyó activamente en favorecerlo. Ayudó a cimentar lo que hoy es nuestro municipio. Fue un verdadero referente cultural y social, trabajando siempre de forma altruista por el interés general. Pero además destacó por su enorme calidad humana y su carácter afable. Buen esposo, buen padre, buen amigo, buen profesor y buen ejidense”.
 “El amor a su pueblo de acogida y la inquietud por el desarrollo de El Ejido le llevó a participar activamente en la formación de la Asociación de Vecinos, que se constituyó en el verano de 1976 y que bajo su presidencia, impulsó y trabajó arduamente en propiciar el cambio de capitalidad del antiguo municipio de Dalías a El Ejido”, ha apostillado el primer edil. 
El Ayuntamiento, institución representativa de los vecinos, tiene el deber de reconocer, honrar y agradecer los servicios, méritos o acciones de quienes con su ejemplo han contribuido de manera generosa a la mejora, desarrollo, concordia y enaltecimiento de nuestro pueblo. Por todo esto y por mucho más Moisés Gómez Martínez, “se ha ganado sobradamente poner su nombre a una de nuestras calles para ser recordado por las generaciones venideras”, ha resaltado el primer edil ejidense. La calle se ubica en Ejido Norte.
El regidor ejidense ha señalado que “en este día, con la inauguración de esta vía que lleva su nombre queremos desde el Ayuntamiento, y junto a exalumnos, amigos, colectivos sociales, instituciones, su mujer y sus hijos, mostrar nuestro agradecimiento para un hombre que ‘hizo pueblo”.
Por su parte, Mari Carmen Rubio ha agradecido “al alcalde sus palabras”, y ha dedicado unas palabras a los asistentes en las que ha destacado que “el desarrollo y la grandeza de El Ejido eran para Moisés objetivo prioritario, siempre se entregó a esta tarea con dedicación y entusiasmo, con actitud firme de servir al pueblo.  Consideró siempre a este gran pueblo su tierra, colaboró y trabajó con todas sus fuerzas para contribuir al avance cultural del municipio, a que sus ciudadanos se comprometieran, a la implicación ciudadana, al fomento de la convivencia, para conseguir una sociedad más justa, culta, próspera y solidaria, la sociedad que se merece El Ejido. Moisés se sentía ejidense, un ejidense que actuaba, que hablaba sin miedo, pero, sobre todo, con responsabilidad y desde un gran amor y respeto por su pueblo. Amaba su profesión tenía claro que un maestro sabe que si lo que construye lo hace con verdad y amor, lo que construye vivirá para siempre. Por ello, “queremos ser muy agradecidos”, como decía Quevedo “el agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien y nosotros nos sentimos muy agradecidos, palabras sencillas pero apasionadas, agradecimiento por este homenaje”.
Sus nietos han hecho lectura de un texto bajo el título “Una calle de El Ejido, la de Moisés Gómez Martínez”, que ha comenzado así “Hoy celebramos esta forma tan bonita de mantener en la memoria a nuestro querido amigo Moisés Gómez Martínez, esta calle mantendrá viva la huella que dejó Moisés en sus alumnos, vecinos, amigos, su familia y toda la ciudad de El Ejido”. 
Recordar el importante papel que jugó este maestro a lo largo de su trayectoria tanto personal como profesional, ya que destacó por ser el impulsor de numerosos proyectos relacionados con el sistema educativo y por estar siempre a la vanguardia en esta materia. Tal es así que participó en la puesta en marcha del Centro de Profesores y del Centro de Educación de Adultos, de la misma manera que destacó por su implicación en la creación de los colegios ‘Ramón y Cajal’ y ‘Diego Velázquez’, siendo en este último centro donde ejerció de director durante algunos años.
De igual modo, cabe reseñar su vinculación con el Ayuntamiento a finales de los años 80, donde desempeñó las funciones de asesor y coordinador en temas educativos y donde terminó ejerciendo como jefe de área de Bienestar Social durante toda una legislatura. Fue protagonista activo en la segregación y brilló por su participación en todos los movimientos sociales y culturales de aquellos años tan trascendentes para El Ejido. Escribió varios libros relacionados con la educación y su tierra natal, Huéneja, y fue autor de numerosos artículos de opinión y estudios sobre el municipio en la última etapa profesional de su vida.