PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Almeripress.es - Inicio

Tiempo en Almería Almería 30ºC 20ºC

La UD Almería se reencuentra con la victoria en casa ante el Nástic de Tarragona

Los rojiblancos aseguran la permanencia y ya piensan en otros objetivos como el play off de ascenso


El Almería se reencontró con la victoria el pasado sábado después de cinco jornadas consecutivas sin ganar, y lo hizo goleando al Nástic de Tarragona por 3-0, aunque las diferencias en el marcador pudieron ser mayores por las muchas llegadas y ocasiones de los rojiblancos.
Con este triunfo tan ansiado, el conjunto almeriense se desahoga en el campeonato, alcanza los 49 puntos y asegura la permanencia de manera virtual, que no matemáticamente. En cualquier caso, es una cifra con la que ya se puede pensar en objetivos más altos.
Los rojiblancos estuvieron durante los primeros minutos muy incómodos sobre el campo por la fuerte presión que ejercían los visitantes con las líneas muy adelantadas. Los tarraconenses, además, pusieron mucha intensidad y agresividad.
El Almería, sin embargo, fue creciendo en el partido y pasó a tener mayor criterio con el balón. En el minuto 28 Corpas empalmó un rechace en la frontal del área que se fue fuera por poco. Los rojiblancos iban a más, comenzaban a gustarse, y en el 34, tras una brillante salida de balón de Eteki, éste abrió para Juanjo Narváez que centró desde la izquierda y Alvaro Giménez, de cabeza, marcaba el 1-0.  En el 40 una nueva oportunidad, y en el 42, el 2-0 con los mismos protagonistas. Centro de Narváez y remate con el pie del “Pichichi” Álvaro Giménez. Con este marcador se llegaba al descanso.
El Nástic tenía que arriesgar y de salida en el segundo tiempo puso en liza a Kanté con lo que tenía tres delanteros arriba con Luis Suárez y Uche. Pero el Almería no le dio opción y a los cinco minutos de la reanudación, en el 50 de partido, hacía el 3-0 con brillantez. Corpas, que jugó de lateral derecho, pasó en profundidad sobre Álvaro Giménez, que sacó a su marcador e su posición para habilitar de tacón a Juan Carlos Real, que se internaba por el centro. Éste se llevó la asistencia de su compañero y batió al meta del Nástic.
A los tarraconenses les daba igual perder por tres o por cuatro, y buscaban meterse en el partido de alguna manera. Esta circunstancia dejó muchos espacios al Almería, que con rápidas transiciones de plantaba ante el portero Bernabé, sin claridad para culminar las jugadas.