PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Almeripress.es - Inicio

Tiempo en Almería Almería 16ºC 7ºC

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrícolas de Almería busca aumentar la presencia de ingenieros agrícolas en la comercialización

Serán una pieza clave para coordinar la producción en origen con la demanda real del mercado


Fomentar la incorporación de ingenieros agrícolas en los departamentos comerciales de las empresas que venden productos hortofrutícolas es uno de los retos más destacados que el Colegio Oficial de Ingenieros Agrícolas de Almería (COITAAL) se ha propuesto para el año próximo. Por su perfil profesional, los ingenieros agrícolas tienen la cualificación y los conocimientos necesarios para desempeñar labores de planificación de la producción y coordinar la recolección con la demanda real del mercado en cada momento de la campaña.

Así, los ingenieros agrícolas pueden convertirse en una pieza clave que sirva de nexo entre la producción y la comercialización. “No se puede vender el producto sin conocerlo ni saber cómo se produce, por eso estamos convencidos de que los ingenieros agrícolas tenemos mucho que aportar en la comercialización”, explica Maria Teresa García, presidenta de COITAAL. “Nuestro gremio profesional está llamado a convertirse en un nuevo eslabón de la cadena alimentaria cuya función será coordinar todas las demandas existentes entre la producción y el consumidor final”, añade Maria Teresa García.

Para COITAAL, la producción agrícola en Almería no ha dejado de evolucionar positivamente durante los últimos 50 años, gracias a un constante proceso de modernización que ha sido implementado con el esfuerzo de los propios agricultores. Sin embargo, la evolución de los procesos de comercialización no ha seguido el mismo ritmo y, en muchos casos, las empresas que venden el producto entregado por los agricultores siguen operando de la misma forma que hace décadas.

En este sentido, COITAAL considera que es una cuestión urgente introducir algunas novedades en la comercialización para mejorar la rentabilidad del modelo agrícola almeriense, que cada año sufre un nuevo descenso del valor de la producción comercializada. Esto supone que el esfuerzo de los agricultores por producir cada vez mejor, de forma más sostenible y más eficiente, no se ve recompensado por los precios en origen que pagan las comercializadoras.

Defender la profesión del intrusismo y la competencia desleal es otro de los retos importantes que la Junta de Gobierno de COITAAL se ha marcado para el próximo año, así como reivindicar la obligatoriedad de la receta fitosanitaria con el objetivo de garantizar la seguridad alimentaria. “Del mismo modo que ya hay una receta médica y otra veterinaria, el uso de medicamentos fitosanitarios debe estar regulado para que la decisión de aplicar una u otra sustancia esté respaldada por un ingeniero agrícola que asume todas las consecuencias en caso de error. No puede olvidarse que está en juego la salud de los consumidores y el prestigio de nuestras producciones”, asegura Maria Teresa García.


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD