Almeripress.es - Inicio

Tiempo en Almería Almería 31ºC 19ºC

Astronomía básica para Rubiales

Moisés S. Palmero Aranda Educador ambiental


Esta semana la inteligencia artificial del móvil me ha mandado artículos relacionados con la
caída de Rubiales, la llegada de la India al polo sur lunar, y la Superluna azul que brillará en el
cielo esta semana. Ahora no soy capaz de separar una cosa de otra, y cuando me pongo a
hablar de astronomía me aparece Rubiales, y viceversa.
Sé que no tengo que preocuparme, que esto es muy típico en nuestra tierra, donde, infectados
del síndrome del cuñado, estamos acostumbrados a mezclar temas, y a reírnos de cualquier
cosa. Y como son temas delicados los que se derivan del beso, las declaraciones y los gestos
del tocapelotas confeso y arrepentido, he decidido darle un toque más científico y elaborar
una guía básica sobre conceptos astronómicos que Rubiales debería conocer.
El primero es que el futbol gira alrededor de las estrellas, que son las que tienen luz propia y
en este caso son las jugadoras. El resto de planetas y satélites, tienen gran influencia en la
estabilidad del sistema, pero dependen del brillo, del calor, de la atracción de la estrella para
generar la vida, continuar orbitando a su alrededor y no perderse en el vacío. Sin ellas, nada
sería posible.
El tamaño de las estrellas depende de la distancia y la perspectiva del observador. Muchas
parecen pequeñas e insignificantes, pero cuando te acercas comprendes lo equivocado que
estabas. La roja Antares, el corazón de la constelación del Escorpión, es 12 veces más grande
que el Sol, o Deneb, la supergigante blanca, la cabeza del Cisne, son 210 soles. Infravalorarlas,
como has hecho con Alexia, Jenny, Mapi y el resto de jugadoras y entrenadoras que
conforman el futbol femenino, ha sido un gran error.
Se puede eclipsar a una estrella, pero es algo temporal, porque cuando continúa el
movimiento, ya sea de la Luna, la Tierra o el de una calva lustrosa, la luz sigue su camino,
dejando en evidencia que tú careces de ella.
Vivir en la ignorancia, creyéndote el centro del Universo, porque ves un puñado de satélites
girando a tu alrededor, pensando que con los astros que caben en tus manos será suficiente,
creando leyes, falsos ídolos y dioses imaginarios para explicar tus limitaciones y dominar a tus
adversarios, a los que compras su silencio, le llenas sus estómagos con tus migajas ,
haciéndolos vivir de rodillas bajo amenazas de quemarlos en la hoguera si osan llevarte la
contraria, no ha sido suficiente. La inteligencia, el tesón, la ciencia, ha demostrado el engaño
que viniste a cambiar y en el que te has acomodado sin escrúpulos ni vergüenza.
Todos esos periodistas, los satélites artificiales que pagaste para protegerte, recabando y
lanzando información, una vez inutilizados, cuando se han sentido ofendidos por tus palabras,
se han convertido en basura espacial que ha quedado orbitando a tu alrededor. Una auténtica
amenaza, y vergüenza, para ti y para ellos mismos.
La Luna se formó por el choque de un cuerpo del tamaño de Marte con la Tierra, creando un
gran disco de acrecimiento, un cinturón de gases, polvo y rocas, que se fusionaron para crear

nuestro satélite. Puedes pensar que tu caída se formó de la misma manera, que el beso fue el
gran impacto, y todos los errores cometidos después, fueron las partículas que quedaron
flotando. Pero tu caída está conformada desde el mismo momento que llegaste a la
Federación, con la compra de voluntades y votos, las orgías, las estafas a la arquitecta de tu
casa, las decisiones déspotas y machistas que marcaron nuestro devenir en la competición, las
grabaciones para chantajear a todo el que te llamaba, o los negocios para privar a los
aficionados de ver a sus equipos luchar por la Supercopa de España.
En estos momentos estás descubriendo que solo eras un insignificante grano de arena en el
espacio, que mientras cruzabas la atmósfera brillabas como una estrella, pero solo fue el fugaz
brillo de tu desintegración.
Estuviste a punto de alcanzar la Luna, pero en los últimos 20 minutos de terror, como le pasó a
los rusos, no supiste frenar a tiempo, y te estrellaste cuando ya parecía que habías alcanzado
tu objetivo.
Has generado una supernova en el futbol mundial que ha abierto un agujero negro. Confío que
no solo te trague a ti, sino que también haga desaparecer a toda la basura espacial que se ha
dejado manejar por ti, al entrenador que no quieren ni sus jugadoras, ni su equipo técnico, a
todos los que te acusan con la boca pequeña, a los que guardan un silencio cobarde, a los que
se ponen de puntillas para que la sangre no le salpique, a los que te utilizan de estandarte para
defender sus causas políticas, a los que no tienen el valor para decirte lo que todas las
jugadoras te gritan, ¡se acabó!