Día de Andalucía
Brotom
Día de Andalucía
Brotom

Almeripress.es - Inicio

Tiempo en Almería Almería 30ºC 17ºC

Lucainena se defiende

Colaboración: Moisés S. Palmero Aranda Educador ambiental y escritor


Antes de las elecciones, cinco familias de Lucainena de las Torres serán expropiadas,
expulsadas de sus tierras, de sus casas, en aras de las energías renovables, de la mal llamada
economía verde. Solo un milagro, en forma de juez, que paralice la obra, podrían evitar la
sinrazón, el atropello, la inmoralidad, el delito ambiental y contra el patrimonio cultural, que
se está cometiendo. En Sevilla, un juez ha paralizado cautelarmente otro megaproyecto de
planta solar que pretende expropiar 400 ha a varios agricultores, Cayetano Martínez de Irujo
entre ellos. Aquí no.
Desesperados ven avanzar las insensibles máquinas, conducidas por el capitalismo más atroz,
disfrazado de progreso, ondeando la bandera de la sostenibilidad, protegido, apoyado y
defendido por las administraciones cómplices que, en humillante contubernio, les allanan el
camino, miran para otro lado, guardan silencio y se llenan los bolsillos, regalándole la tierra a
los conquistadores que les han enseñado los espejitos mágicos.
No puedo nada más que acordarme de mi admirado José Antonio Labordeta, y su aplaudido y
envidiado, “a la mierda” en el Congreso de los Diputados, porque son esos mismos, y sigo
citando al diputado Labordeta, “gilipollas” los que están dejándose engatusar, engañar, por
fondos de inversión americanos, KKR, de Canadá, Brookfield Renewables, o chinos, Three
Gorges, que se disfrazan de corderitos, made in Murcia, a los que llaman X Elio o Calaspasol.
Una mafia empresarial que ve nuestra tierra como negocio, soporte, y que olvida, ignora y
poco le importa el legado, la historia minera, el sudor de las gentes que la trabajaron, los
endemismos que sobreviven, la belleza de una puesta de sol sobre el valle, los vínculos
emocionales de sus habitantes y la herencia a las próximas generaciones.
Puedo entender que el capital no tenga memoria, corazón, piedad, clemencia y que actúe
comprando voluntades, bajo sus propias leyes y su único Dios, el dinero, pero que nuestras
administraciones les faciliten con vítores y alfombras rojas sus atrocidades, el sistemático
expolio, el ecocidio, el empobrecimiento de nuestro país, me parece vergonzoso, un delito
contra los Derechos Humanos.
Los políticos que nos piden el voto, la confianza, el respaldo, hablando de recuperar la España
vaciada, de revoluciones verdes, de espacios protegidos, de potenciar nuestras raíces, la
agricultura, la economía, que se graban videos aplaudiendo la suelta de linces, el regreso de
los flamencos a las salinas y que prometen inversiones para atraer al turismo, son los mismos
que, bajo el eufemismo de utilidad pública, han cambiado la Ley para que esos
macroproyectos, divididos en pequeños huertos solares, no tengan que pasar por información
pública, para que no necesiten evaluaciones de impacto ambiental, para que ni un mísero
cartel informativo luzca ante las obras.

Legitiman destrozar la Vía Verde, el motor turístico y económico de la comarca; hacer
desaparecer la casi extinguida Alondra Ricotí y el resto de aves esteparias; que el paisaje a ver
desde los bonitos miradores sean los monótonos cristales en vez de los colores acres de la
tierra, el verde de la vegetación, el vuelo de las rapaces; que un pueblo declarado como uno de
los más bonitos de España, por sus calles encaladas, sus geranios y sus gentes, sea sepultado
por la avaricia; que el esfuerzo de recuperar su escuela, de atraer nuevos vecinos, de revitalizar
la economía, no haya valido la pena.
Estamos privatizando el agua, destrozando la agricultura, deforestando, vendiendo nuestra
tierra, acabando con los pueblos y apostando por un turismo de sol y playa. Políticas de otros
tiempos, adornadas de bonitas palabras, vestidas de progreso, animadas por una fanfarria.
Los vecinos de Lucainena, como otros muchos de toda España, llevan meses protestando
pacíficamente, presentando recursos ante la justicia, alegaciones, alternativas. Se han
desnudado, han abrazado con una cadena humana su pueblo, se han presentado en la sede de
la empresa promotora, en los despachos de los que dicen defendernos. Y solo han conseguido
silencio, consejos de resignación, chantajes económicos y amenazas.
Pero no se rinden, resisten, aguantan. Están defendiendo la España rural, que la energía sea
sostenible, que las multinacionales no nos esclavicen, no nos roben el paisaje, el agua, la
historia, la libertad. Son, y debería decir Somos, como cantaba Labordeta, esos viejos árboles
batidos por el viento, suaves como la arcilla, duros como el roquedal, pero los hemos dejado
solos, cuando su lucha debe ser la nuestra. Lucainena no se vende, Lucainena se defiende.
Renovables sí, pero no así.